Ver tabla de datos Ver tabla de datos Ver tabla de datos

Descarga de datos

Fuente de los datos

Valoraciones 2015

La AOD española sigue hundida en mínimos históricos

Según los datos preliminares publicados por el CAD, en 2015 España ejecutó 1.604 Mill. Dólares de AOD Neta (unos 1.446 Mill. Euros), equivalente a apenas el 0,13% de su Renta Nacional Bruta. El dato es similar al de 2014, mínimo histórico de la cooperación española y mantiene la AOD española anclada en niveles de los años 80 del siglo pasado, cuando el país ni siquiera pertenecía al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE.

La AOD española persiste en mínimos históricos

Los 1.446 Mill. € de AOD Neta ejecutados en 2015 representan apenas el 0,13% de la Renta Nacional Bruta de España y sitúan a España en el vagón de cola del CAD, por debajo incluso de donantes recién ingresados en el organismo como Eslovenia. El dato revela una caída del 53% desde 2011 (año de la llegada del PP al Gobierno) y del 70% desde los máximos históricos de 2008-2009. La Comunicación 2015 había previsto una AOD total de 1.753 Mill. €, con lo que se dejó sin ejecutar el 19% del presupuesto.

La Ayuda Oficial al Desarrollo, la política pública más recortada

Si miramos la ejecución agregada de gasto público del conjunto de administraciones públicas que componen el Estado Español (en sus distintos niveles administrativos), la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) ha sido la política pública más recortada en el período 2008-2013, con una caída del 62,4%. Esta situación sería más grave aún si pudiésemos extender el análisis hasta 2014 (-70%), pero aún no están disponibles los datos de ejecución de Comunidades Autónomas y Entidades Locales para el año 2014.

En el período 2008-2013 también fueron pronunciados los recortes en inversión en infraestructuras (-54%), política de acceso a la vivienda y fomento de la edificación (-51%) y cultura (-44%).

Importantes recortes en otras políticas sociales

Aunque la política de cooperación ha sido la más castigada, otras políticas públicas han sufrido los efectos de los ajustes presupuestarios. Tal es el caso de la educación (-11%) y la sanidad (-6%), competencias que tienen mayoritariamente asumidas las Comunidades Autónomas. Sorprendente es el recorte de la inversión en fomento del empleo (-40%), en una época en que la tasa de paro se disparaba.

Por factores exógenos, sin embargo, han sido importantes los incrementos en la ejecución de gasto en pensiones públicas (+29%, por el envejecimiento de la población y las jubilaciones anticipadas) y en prestaciones por desempleo (+65%, por el terrible aumento del paro).

El FONPRODE, culpable de la infraejecución del MAEC

El principal responsable del desfase superior a 300 Mill. € entre la planificación y la ejecución se debe a los errores de planificación del MAEC y, más concretamente, a la incapacidad para gestionar el Fonprode. La limitadísima capacidad de ejecución del Fondo ha sido una constante durante toda la legislatura, recurriéndose de manera sistemática a inflar sus previsiones de ejecución en los Presupuestos Generales del Estado a sabiendas de que no podrá hacerse efectivo. 

Cuatro años seguidos por debajo del umbral del 0,20%

El esfuerzo que realiza España en la actualidad (0,13% de la RNB) es claramente insuficiente ante los ojos del CAD, ya que este organismo exige a sus nuevos miembros un ratio AOD/RNB del 0,20% (o bien 100 millones de dólares en volumen). España alcanzó el 0,20% RNB en 1990, se adhirió al CAD en 1991 y, desde ese año hasta 2011 (incluido), permaneció ininterrumpidamente por encima de ese umbral. Con estas cifras, España se hunde a la cola de donantes internacionales.

2015 cerró una legislatura negra para la Cooperación española

A pesar de un discurso gubernamental que insistía una y otra vez en que el presupuesto destinado a Cooperación al Desarrollo se recuperaría tan pronto lo hiciera la economía (por ejemplo, Rajoy ante la ONU en abril y septiembre 2013), durante toda la legislatura la AOD española se ha sumido, cada vez con más fuerza, por debajo del comentado umbral del 0,20%. El recorte acumulado entre 2011 y 2015 asciende al 53%; si se cumplieran las previsiones presupuestarias de 2016 (PGE), se podría rebasar por primera vez en cinco años el umbral del 0,20%, aunque no parecen unas previsiones creíbles.

¿En dónde están las prioridades gubernamentales?

El análisis de la ejecución de gasto pone de manifiesto algunas trampas en el discurso político. Por ejemplo, descubrimos que entre 2008 y 2013 el gasto en Defensa (exclusivo del Estado Central) se redujo en menos de un 16% (cuatro veces menos que el de AOD, por ejemplo); si miramos en cambio las cifras presupuestadas en los PGE, el gasto en Defensa debería haberse recortado un 29%. Esta disparidad se explica por la repetida aprobación de créditos extraordinarios al margen de los PGE, vía Real Decreto. El dato de 7.472 Mill. € de sobre-ejecución de la que se ha beneficiado la política de Defensa entre 2008 y 2013 contrasta con los 3.523 Mill. € de infra-ejecución de AOD en el mismo período.

Los PGE 2016 apuntan una leve recuperación en la AOD

Para 2016, los Presupuestos Generales del Estado contienen una estimación de AOD Neta de 2.396 Mill. €, equivalente al 0,21% de la RNB: en caso de ejecutarse toda la Ayuda, sería la primera vez en cinco años que España superase el umbral del 0,20%. El incremento del 37% frente a la planificación de 2015 no se debe tanto a un cambio en la voluntad política del Gobierno sino a que se espera pagar, por fin, contribuciones atrasadas a instituciones financieras de desarrollo (por ejemplo, 256 Mill. € debidos a la reposición 16 del Banco Mundial). Además, es probable que una vez más queden sin ejecutarse los 300 millones presupuestados para el Fonprode.

La PNL aprobada el 6 de abril deberá marcar el punto de inflexión

Las Elecciones Generales de diciembre 2015 arrojaron un Parlamento más plural que, aunque de momento no haya posibilitado la formación de un nuevo Gobierno, al menos nos ha dejado algunas señales positivas acerca de lo que puede suponer la próxima legislatura para la cooperación española y la recuperación del consenso para reconstruir esta política pública y alinearla con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El 6 de abril, la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados aprobó por amplia mayoría (28 votos a favor y 15 en contra) una proposición no de ley en la que se instaba al Gobierno a impulsar la elaboración de una nueva Ley de Cooperación y a aumentar la inversión en AOD hasta el 0,4% de la RNB “en esta legislatura”; dada la situación política, entendemos que el marco temporal al que se refieren es el propio del próximo Plan Director 2017-2020, cuya discusión y elaboración está prevista para el 2º semestre de este año.

Un aumento del 14% en el gasto agregado

Muy por encima del incremento experimentado por partidas fijas como son las pensiones y las prestaciones por desempleo, la partida que más ha incrementado su gasto en los últimos años es la asociada a la deuda pública (amortización de préstamos y pago de los intereses). Su valor se ha duplicado entre 2008 y 2013, lo que ha tenido un impacto evidente en el cuadro macroeconómico del Gobierno. El peso relativo de este concepto ha conducido a un aumento global del gasto público español de un 14%.

Hacia un nuevo ciclo para la Cooperación española

El cambio en el panorama político estatal que ha traído las elecciones del pasado 20 de Diciembre, con un Parlamento más plural sin mayorías absolutas, sí debería ser un acicate para un cambio de ciclo en la Cooperación española. Es indispensable que el próximo Plan Director 2017-2020, que deberá aprobarse antes de que concluya el año, contenga, de manera ineludible, compromisos firmes y concretos para recuperar la AOD española de manera inmediata y escalonada. El objetivo debe ser acercarse a la media europea y alcanzar el 0,40%/RNB en 2020, empezando con un 0,25% en 2017, y siguiendo con un 0,30% en 2018 y un 0,35% en 2019. El nuevo Gobierno deberá contemplar la aprobación de créditos extraordinarios para afrontar las emergencias internacionales, con especial atención a la crisis siria de manera excepcional hasta que se incremente la ayuda humanitaria en los nuevos presupuestos.